lunes, 15 de marzo de 2010

Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira...





2da. a los Tesalonicenses

2:7 Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio.
2:8 Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida;
2:9 inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos,
2:10 y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.
2:11 Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira,
2:12 a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.
****************

Estaba comenzando en los caminos del Señor cuando la siguiente noticia fue dada por todos los medios de comunicación:

"Unos 900 seguidores del Templo del Pueblo se quitaron la vida como protesta en un suicidio colectivo".

Jim Jones, fundador y guía del Templo del Pueblo, lo consiguió con creces un día de noviembre de 1978 al proponer (y obligar) a todos sus seguidores reunidos en Jonestown (Guyana) un suicidio colectivo como protesta a la visita del congresista Leo Ryan. Sus seguidores se habían dirigido al campamento ante las innumerables denuncias que se habían recibido por las extravagancias y peligros de que hacía gala su iluminado dirigente. A la llegada de Rvan, Jones y los suyos empezaron a gritar contra su presencia para, después, alentar a sus seguidores a expulsarlo de allí y, ya en pleno paroxismo colectivo, conseguir un imprevisto linchamiento de Ryan y cuatro de sus acompañantes.

Jim Jones Fundador de la secta Templo del Pueblo


Es entonces, con los cuerpos desfigurados y todavía calientes de los visitantes y, sin duda, sabiendo lo que le esperaba, cuando Jim Jones propuso (más bien ordenó) que todos se entregaran a la muerte en un gran ritual final. Estos, en bloque, aceptaron (eran unos 900) y, tras preparar mezclas letales de diversas bebidas, que ingirieron ceremoniosamente, fueron muriendo sin remisión. Cuando llegó la policía, aquello era un inmenso cementerio al aire libre en el que había cuerpo amontonados uno sobre otros.

Ante la persecución de las autoridades norteamericanas, Jones trasladó su Templo del Pueblo a la paradisíaca Guyana.

Jones había fundado su Templo del Pueblo el año 1956 en Indianápolis (Estados Unidos). Muy pronto vio engordadas las listas de adeptos, compuestas en su mayoría por marginados, desequilibrados y gentes de toda clase y condición, con la presencia de muchos individuos de raza negra.


Jim Jones junto con sus seguidores idólatras

En 1965 se trasladaron a California, cuando los que acudieron a la llamada del iluminado eran ya miles y el negocio prosperó de forma imparable. Todos y cada uno de los que fueron admitidos debían entregar sus pertenencias materiales a la comunidad (o sea, a Jones). Ante el panorama de persecución que estaban sufriendo en su propio país, en 1977 hicieron su última mudanza a la paradisíaca Guyana, lugar donde pensaban que iban a encontrarse lo bastante alejados de molestas inspecciones.

Al menos así de contentos vivieron hasta que les fue comunicada la próxima visita de una comisión del Congreso. Lo que ocurrió después ya ha quedado descrito unas líneas más arriba, además de que fue noticia en primera página en todos los periódicos del planeta. Fue un gran impacto, que sirvió para inspirar otros suicidios colectivos en otras partes del mundo.

Fuente: http://www.portalplanetasedna.com.ar/sectas1.htm
****************

En ese momento yo era recién convertida, y no entendía como mucha gente siguen a personas tan desquiciadas y llenas de tantos demonios. Para mí era algo incomprensible y me preguntaba ¿cómo pueden adorar y seguir a un ser tan perverso? ¿Como pueden dejar a Jesucristo, al Hijo de Dios, quien nos ama tanto y quien se dio como cordero en sacrificio para nuestra salvación?

Esa semana Cristo iluminó mi entendimiento, ya que el Rev. Luis M. Ortiz, quien en aquel tiempo era mi pastor, a través de la santa Palabra de Dios (2da. Tes. 2:1-17) contestó mi pregunta.

2da. Tes. 2:11 Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, 2:12 a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.

Dios le envió a estas personas que fueron asesinadas por Jim Jones la Palabra de verdad para que recibieran a su Hijo Jesucristo, ellos lo rechazaron, y al hacerlo, recibieron un poder engañoso que los llevó a un terrible destino.

Así mismo pasará cuando la iglesia suba con Cristo, los que se quedaron, por no creer en el verdadero, en Jesucristo, Dios le enviará un poder engañoso (el Anticristo), a quienes recibirán y se complacerán en la injusticia.

*******************

Actualmente hay muchos Jim Jones, uno de ellos es el blasfemo José Luis De Jesús Miranda, quien terriblemente tiene muchos seguidores. Estos rechazaron a Jesucristo y recibieron a este ser diabólico que probablemente los llevará al mismo destino que sufrieron los 900 seguidores de Jim Jones. Lamentablemente son muchas las sectas, que al igual que las de estos falsos profetas ya mencionados, se caracterizan por tener un líder dictador, perverso, que arrastra a multitudes que tienen cegados el entendimiento y son manipulados, dirigidos y gobernados por estos monstruos tan siniestros.

Nuestro Señor Jesucristo viene por un pueblo fiel; oremos para que estemos preparados y seamos digno de escapar de los justos juicios de Dios.


Que Dios nos añada sabiduría a través de su Palabra.


Lourdes