sábado, 29 de agosto de 2009

Apocalipsis; Profecías cumplidas y las que se cumplirán











___________________________________
Oseas 4:6 Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento.

Sí, a este pueblo le falta el conocimiento; el de la Palabra de Dios.

Esta humanidad al no ser guiada por el Espíritu Santo a toda verdad, está turbada, confundida y vive en densas tinieblas. Algunos dicen que la Biblia es simbólica, otros especulan sobre el tiempo y la hora que ha de venir el Cristo.

Muchos dicen que ya vino, y algunos ponen fecha sobre el tiempo de los acontecimientos. Otros, por tener mentes carnales no pueden percibir lo espiritual y pretenden perturbar el evangelio del Reino. Pero a pesar de todas las tontas vanidades que sus mentes conciban, el día del Señor vendrá cuando nadie se lo espere.

Ni los fríos historiadores, ni tibios profesores de teología, podrán detener lo que el libro de Revelación anuncia. Jesucristo vendrá nuevamente a esta tierra a derrotar a sus enemigos, pero será cuando el reloj de Dios marque el momento ya establecido para derramar sus juicios.

13:5 Mirad que nadie os engañe;
13:6 porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y engañarán a muchos.
13:7 Mas cuando oigáis de guerras y de rumores de guerras, no os turbéis, porque es necesario que suceda así; pero aún no es el fin.
13:8 Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá terremotos en muchos lugares, y habrá hambres y alborotos; principios de dolores son estos.

13:21 Entonces si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo; o, mirad, allí está, no le creáis.
13:22 Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y harán señales y prodigios, para engañar, si fuese posible, aun a los escogidos.
13:23 Mas vosotros mirad; os lo he dicho todo antes.
13:24 Pero en aquellos días, después de aquella tribulación, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor,
13:25 y las estrellas caerán del cielo, y las potencias que están en los cielos serán conmovidas.
13:26 Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en las nubes con gran poder y gloria.
13:27 Y entonces enviará sus ángeles, y juntará a sus escogidos de los cuatro vientos, desde el extremo de la tierra hasta el extremo del cielo
. (Marcos 13:5-8 y 13-21-27)

Jesús, nuestro Señor, nos los advirtió «que nadie nos engañe». El prometió regresar para buscar a sus elegidos y guardarlos de la hora de la prueba que vendrá sobre esta Tierra. Jesucristo es fiel y verdadero; siempre cumple sus promesas.

Que no se turbe nuestros corazones y con alegría esperemos pacientemente al Redentor de nuestras almas.

Dios les bendiga.


Lourdes