miércoles, 22 de junio de 2016

Reflexión sobre el Espíritu Santo

"Mi cuerpo es el templo del Espíritu Santo, de manera que no importa lo que haga, no importa donde vaya, el Espíritu Santo está conmigo. No conozco nada que promueva tanto la santificación y la santidad como el apercibirme de esto. ¡Si tan sólo estuviéramos conscientes, siempre, de que el Espíritu Santo está participando de todo lo que hacemos con nuestros cuerpos! Recuerda también que en ese mismo contexto, Pablo nos da una advertencia contra la fornicación. '¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros...?' (1Corintios 6:19). Es por esto que la fornicación debe ser impensable para un cristiano."
– Martyn Lloyd-Jones

domingo, 12 de junio de 2016

"¿Qué es el Arrebatamiento de la iglesia?"

Respuesta: La palabra “arrebatamiento” no se encuentra en la Biblia. Sin embargo, el concepto del Arrebatamiento es claramente enseñado en la Escritura. El Arrebatamiento de la iglesia es el evento en el cual Dios saca a los creyentes de la tierra para dar paso a Su justo juicio que será derramado sobre la tierra durante el período de la Tribulación. El Arrebatamiento es descrito primeramente en 1 Tesalonicenses 4:13-181 Corintios 15:50-541 Tesalonicenses 4:13-18 describe el Arrebatamiento como el acto en el cual Dios resucita a todos los creyentes que han muerto, dándoles cuerpos glorificados, y después partiendo de la tierra con aquellos creyentes que estén aún vivos, a quienes también les serán dados cuerpos glorificados. “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.” (1 Tesalonicenses 4:16-17).

1 Corintios 15:50-54
 se enfoca en la naturaleza instantánea del Arrebatamiento y en los cuerpos glorificados que recibiremos. “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.” (1 Corintios 15:51-52). El Arrebatamiento es el glorioso evento que todos debemos esperar con anhelo. Entonces finalmente estaremos libres de pecado, y estaremos para siempre en la presencia de Dios. Existe mucho debate sobre el significado y alcance del Arrebatamiento. Esta no es la intención de Dios. Más bien, Dios quiere que al considerar el Arrebatamiento “nos animemos unos a otros con estas palabras.”



Fuente:  http://www.gotquestions.org/Espanol/arrebatamiento-iglesia.html

No temas, pues no serás confundida.” Isaías 54:4.


No seremos confundidos por nuestra fe. Críticos mordaces pueden asediar las Escrituras sobre las que cimentamos nuestra fe, pero cada año el Señor hará más y más claro que en Su Libro no hay error, no hay exceso, y no hay omisión. No es un descrédito ser un simple creyente; la fe que mira únicamente a Jesús, es una corona de honor en la cabeza de cualquier hombre, y es mejor que una estrella sobre su pecho.
No seremos confundidos por nuestra esperanza. Sucederá exactamente como el Señor ha dicho. Seremos nutridos, conducidos, bendecidos y recibiremos descanso. Nuestro Señor vendrá, y entonces los días de nuestra aflicción llegarán a un término. ¡Cómo nos gloriaremos en el Señor que primero nos dio una esperanza viva, y luego nos dio aquello que esperábamos!
No seremos confundidos por nuestro amor. Jesús es para nosotros todo codiciable, y nunca, nunca, habremos de sonrojarnos por haberle entregado nuestros corazones. La visión de nuestro glorioso Bienamado justificará la más entusiasta adhesión a Él. Nadie reprochará a los mártires por haber muerto por Él. Cuando los enemigos de Cristo estén cubiertos de desprecio sempiterno, los amantes de Jesús se verán honrados por todos los seres santos, porque eligieron el vituperio de Cristo en lugar de los tesoros de Egipto.


Charles H. Spurgeon
La Chequera del Banco de la Fe
11 de Junio

jueves, 9 de junio de 2016

miércoles, 8 de junio de 2016

EL ASIENTO VACÍO EN LA IGLESIA



…Serás echado de menos, porque tu asiento estará vacío                (1 Samuel 20:18).
El asiento vacío habla con elocuencia. A pesar de que su mensaje no es agradable, todos lo pueden oír.
Al predicador el asiento vacío le dice: “Tu sermón no vale”.
Al que visita la iglesia, le advierte: “Ya ves, vamos perdiendo terreno”.
Al nuevo que busca una iglesia donde asistir: “Vale más esperar a ver lo que pasa aquí”.
       Al tesorero de la iglesia: “¡Cuidado! Habrá un déficit!”
A los miembros presentes les aconseja: “Ustedes también pueden ausentarse el domingo próximo”.
A los verdaderos fieles les aconseja: “Trabajad, invitad, orad, llenad esos asientos vacíos”.
El asiento vacío testifica contra los cultos. Mata la inspiración, ahoga la esperanza. Aleja el celo y es un peso desanimador para toda la iglesia.

Por otro lado, el asiento ocupado es un ala, es un estímulo, es un incentivo y una inspiración al predicador y a toda persona que ama al Señor Jesús.

Fuente:  http://iglesiacristianatemplodefe.org/portal/index.php/reflexiones/634-el-asiento-vacio-en-la-iglesia

sábado, 4 de junio de 2016

"¿Qué es la Segunda Venida de Jesucristo?"





Respuesta: 
La Segunda Venida de Jesucristo es la esperanza de los creyentes de que Dios está en control de todas las cosas, y que es fiel a las promesas y profecías de Su Palabra. En Su primera venida, Jesucristo vino a la tierra como un bebé nacido en un pesebre de Belén, tal como fue profetizado. Jesús cumplió muchas de las profecías del Mesías durante Su nacimiento, vida, ministerio, muerte, y resurrección. Sin embargo, hay algunas profecías respecto al Mesías, que Jesús aún no ha cumplido. La Segunda Venida de Jesucristo será el retorno de Cristo para cumplir las profecías restantes. En Su primera venida, Jesús fue el siervo sufriente. En Su Segunda Venida, Jesús será el Rey conquistador. En su primera venida, Jesús llegó bajo las más humildes circunstancias. En Su Segunda Venida, Jesús vendrá con los ejércitos celestiales a Su lado.

Los profetas del Antiguo Testamento no hicieron esta distinción entre los dos advenimientos. Esto puede verse en Escrituras tales como Isaías 7:149:6-7; Zacarías 14:4. Como resultado de las profecías que parecen hablar de dos individuos, muchos estudiosos judíos creyeron que habrían ambas, un Mesías sufriente y un Mesías conquistador. Fallaron en entender que el mismo Mesías cumpliría los dos papeles. Jesús cumplió el papel del siervo sufriente (Isaías capítulo 53) en Su primera venida. Jesús cumplirá el papel del Rey y libertador de Israel en Su Segunda Venida. Zacarías 12:10 y Apocalipsis 1:7 describen la Segunda Venida, mirando hacia atrás a Jesús siendo traspasado. Israel, y el mundo entero, lamentarán por no haber aceptado al Mesías la primera vez que Él vino.

Después de que Jesús ascendió al cielo, los ángeles declararon a los apóstoles, “Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.” (Hechos 1:11). Zacarías 14:4 identifica el lugar de la Segunda Venida como el Monte de los Olivos. Mateo 24:30 declara, “Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.” Tito 2:13 describe la Segunda Venida como una “manifestación gloriosa.”

La Segunda Venida es relatada con grandes detalles en Apocalipsis 19:11-16, “Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. Sus ojos eran como llama de fuego, y había en Su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino Él mismo. Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y Su nombre es; EL VERBO DE DIOS. Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. De Su boca sale una espada aguda para herir con ella a las naciones, y Él las regirá con vara de hierro; y Él pisa el lagar del vino del furor de la ira del Dios Todopoderoso. Y en su vestidura y en Su muslo tiene escrito este nombre; REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.”



Fuente:  http://www.gotquestions.org/Espanol/segunda-venida-Jesucristo.html

Reflexiones sobre la Palabra de Dios






La Biblia es el manual del Padre celestial. Enseña a los creyentes quién es Él, lo que piensa, y cómo actúa. Conocer los caminos del Señor garantiza que podemos tomar decisiones sabias que le honran.
La Palabra de Dios es nuestra posesión más valiosa. Ignorarla es tan absurdo como arrojar una billetera llena de dinero. Entre las riquezas de la Biblia están historias que nos enseñan cómo servir al Señor y cómo agradarle. También contiene abundantes instrucciones para tener una vida recta y con propósito.
-Charles Stanley


Cristo y Su Palabra deben ir juntos. Lo que es cierto de Cristo es predicado aquí tanto de Él, como de Su Palabra. He aquí, este día el Evangelio eterno tiene a Cristo en su seno. Él cabalga en la Palabra como en un carro. Él cabalga en ella, como antaño, Jehová "Cabalgó sobre un querubín, y voló; voló sobre las alas del viento." Es únicamente debido a que Jesús no está muerto, que la Palabra se vuelve viva y eficaz "y más cortante que toda espada de dos filos"; pues si dejan a Cristo fuera de ella, habrían dejado fuera su vitalidad y eficacia. Como les he dicho, no tendríamos a Cristo sin la Palabra, ni tampoco tendríamos a la Palabra sin Cristo. Si dejan a Cristo fuera de la Escritura, habrían dejado fuera la verdad esencial que declara en su contenido. Ay, si dejan fuera de ella a Cristo como un Sustituto, a Cristo en Su muerte, Cristo con Sus vestiduras teñidas en sangre, habrían dejado fuera de ella todo lo que es vivo y eficaz. 
-Charles H. Spurgeon