lunes, 21 de noviembre de 2016

Reflexiones - John Bunyan y Leonard Ravenhill

“Nada te puede lastimar sino el pecado; nada te puede entristecer sino el pecado; nada te puede envilecer ante tus enemigos sino el pecado: Cuídate del pecado, alma mía.” 
-John Bunyan




Sólo los que no han sido cambiados por el Evangelio son los que quieren cambiarlo”. 
-Leonard Ravenhill

sábado, 12 de noviembre de 2016

¡Cuidado con algunos llamados derechos humanos!







Gálata 2:20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

Se nos dice que...
Los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua, o cualquier otra condición. Todos tenemos los mismos derechos humanos, sin discriminación alguna.


Pero ¡cuidado cristiano! hay pecados perversos que lo han cubierto con el maquillaje llamado derechos humanos. Y el libertinaje a la perversión y pecar contra Dios lo visten de camuflaje con los
preciosos colores del arco iris engañando a muchos; pero Dios le llama transgresión a sus leyes espirituales.


Si tus llamados derechos humanos, la Palabra de Dios le llama perversidad, recuerda este versículo en
Gálata 2:20 "ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí".   Así que mucho cuidado con afanarnos reclamando derechos, que no son otra cosa que violaciones a los mandamientos de Dios, pues ya no vivimos para satisfacer todo lo que nos demanda la carne, sino vivimos para Cristo.

lunes, 7 de noviembre de 2016

Reflexión - Martín Lutero


“Tengo tres perros peligrosos: la ingratitud, la soberbia y la envidia. Cuando muerden dejan una herida profunda.” 
― Martín Lutero

martes, 1 de noviembre de 2016

domingo, 9 de octubre de 2016

¿Qué es la batalla de Armagedon?

Pregunta: "¿Qué es la batalla de Armagedon?"
Respuesta: La palabra “Armagedón” viene de la palabra hebrea “Har-Magedone” que significa “Monte Megido” y se han convertido en sinónimos de la futura batalla en la cual Dios intervendrá y destruirá los ejércitos del anticristo como está predicho en la profecía bíblica (Apocalipsis 16:16; 20:1-3, 7-10). Habrá millones de gente comprometida en la Batalla de Armagedón, porque todas las naciones se reunirán para luchar contra Cristo.
La localización exacta del valle de Armagedón es incierta, porque no hay una montaña llamada Megido. Sin embargo, puesto que “Har” también significa colina, la localización más probable son las colinas que rodean el Valle del Megido, a unos 30 kilómetros al norte de Jerusalén. Más de doscientas batallas se han librado en esa región. El Valle del Megido y la cercana llanura de Jezrel, serán el punto focal para la Batalla de Armagedón, la cual se propagará a todo lo largo de Israel llegando tan al sur como a la ciudad edomita de Bosra (Isaías 63:1). El valle de Armagedón era famoso por dos grandes victorias en la historia de Israel: (1) La victoria de Barac sobre los cananitas (Jueces 4:15), y (2) la victoria de Gedeón sobre los madianitas (Jueces capítulo 7). Armagedón también fue el lugar de dos grandes tragedias: (1) la muerte de Saúl y sus hijos (1 Samuel 31:8), y (2) la muerte del rey Josías (2 Reyes 23:29-30; 2 Crónicas 35:22).

Por toda esta historia, el valle de Armagedón se convirtió en el símbolo del conflicto final entre Dios y las fuerzas del mal. La palabra “Armagedón” sólo se menciona en Apocalipsis 16:16, “Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón.” Esto habla de la reunión de todos los reyes que serán leales al anticristo, para el asalto final sobre Israel. En Armagedón “Dios derramará el cáliz del vino del ardor de Su ira.” (Apocalipsis 16:19), y el anticristo y sus seguidores serán derrocados y vencidos. Armagedón se ha convertido en el término general que se refiere al fin del mundo, no exclusivamente a la batalla que tendrá lugar en el valle de Megido.

Resultado de imagen para el valle de meguido




Isaías 63:1

El día de la venganza de Jehová

63  ¿Quién es éste que viene de Edom, de Bosra, con vestidos rojos? ¿éste hermoso en su vestido, que marcha en la grandeza de su poder? Yo, el que hablo en justicia, grande para salvar.

Profecías Bíblicas - Batalla del Armagedón

LA BATALLA DEL ARMAGEDÓN
Isaías 31:4
Porque así me dice el Señor: Tal como gruñe el león o el leoncillo sobre su presa, contra el que se reúne una multitud de pastores, y no se atemoriza de sus voces ni se acobarda por su multitud, así descenderá el Señor de los ejércitos para combatir sobre el monte Sion y sobre su collado.

Apocalipsis 19:17-21
17 Vi a un ángel que estaba de pie en el sol, y él gritó con gran voz a todas las aves que volaban en medio del cielo, diciendo: “¡Vengan! ¡Congréguense para el gran banquete de Dios! 18 Para que coman la carne de reyes, de comandantes y de los poderosos; y la carne de caballos y de sus jinetes; y la carne de todos, tanto de libres como de esclavos, tanto de pequeños como de grandes”.
19 Y vi a la bestia y a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, congregados para hacer la guerra contra el que estaba montado sobre el caballo y contra su ejército. 20 Y la bestia fue tomada prisionera, junto con el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con que había engañado a los que recibieron la marca de la bestia y adoraban a su imagen. Ambos fueron lanzados vivos al lago de fuego ardiendo con azufre. 21 Los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que estaba sentado sobre el caballo, y todas las aves se hartaron de la carne de ellos.

Reflexión - A.W. Tozer

“La religión moderna se enfoca en llenar la iglesia de gente. El verdadero evangelio se enfatiza en llenar a la gente de Dios”. 
-A. W. Tozer

Reflexión - Richard Baxter

 Tenga cuidado de usted mismo, para que su ejemplo no contradiga su doctrina, y para que no sea como piedra de tropiezo delante de los ciegos, y pueda ser una ocasión para su ruina; para que no diga algo con su vida diferente de lo que dice con su lengua; y sea el mayor estorbo para su propia obra. 
Richard Baxter